LaGloria_Logo-Feb-2015

El gobierno electo tiene una tarea pendiente con los inmigrantes profesionales

Contracorriente

El gobierno electo tiene una tarea pendiente con los inmigrantes profesionales

Fernando B. Torres Montoya.-

Uno de los retos del gobierno electo es la incorporación del talento profesional inmigrante al mercado laboral canadiense, aunque el tema haya sido poco discutido en la campaña y sea una de las posibilidades de expansión económica inmediata que el país necesita.

¿Por qué están quedando fuera del juego económico miles de Skilled Workers, condenados al sub empleo? Se sabe que el uso de las capacidades técnicas es un incentivo que promueve el crecimiento, pero en el caso de Canadá son múltiples factores los que dificultan la incorporación de inmigrantes profesionales a la sociedad y al mercado. La acreditación de credenciales extranjeras, por ejemplo, es un proceso largo, costoso y complejo. Aquellos que finalmente obtienen la revalidación de sus títulos lo logran debido a su perseverancia pero no a causa de una política Federal que les facilite esta transición.

En el desarrollo de la campaña electoral los partidos políticos pusieron gran énfasis en la promoción de Guarderías infantiles a bajo costo a nivel nacional. De implementarse, esta medida incorporaría al mercado laboral a miles de mujeres profesionales que actualmente se encuentran al cuidado de sus hijos sin poder asumir los altos costos que implica el cuidado de niños en edad pre escolar en Day Cares. Bajo la misma lógica, la incorporación de talento profesional dispararía la economía rezagada en los últimos meses.

Hay, entonces, una necesidad imperiosa desde el Estado por contar con mano de obra especializada convertida hoy en peso muerto, sin producción y en muchos casos sin esperanza. El Gobierno no solo deja de generar riqueza al no facilitar una transición efectiva a los Skilled Workers, sino que además destina fondos irrecuperables que van a parar a Organismo Sin Fines de Lucro que muchas veces no están en la capacidad de apoyar eficientemente al inmigrante con talentos, ya que en la mayoría de casos estas instituciones solo ofrecen búsqueda de trabajos de subsistencia para los que dichos inmigrantes se encuentran sobre calificados. También, el gobierno debe atender a lo contradictorio de la normativa que facilita el apoyo al inmigrante, en tanto “Residente Permanente”.

El proceso de adaptación a la nueva sociedad es un sendero por el que se transita a paso lento y para muchos inmigrantes 5 años no es suficiente para regresar a su campo profesional. Pasado este tiempo, la mayoría de profesionales extranjeros sin validación obtiene la ciudadanía canadiense que, por insensato que parezca, las alejas de beneficios que un inmigrante sin dicho status legal sí conserva.

En los pasados debates no hubo referencia directa sobre la incorporación de este particular grupo de ciudadanos. Sin embargo, el partido Conservador anunció un incremento de 75 millones en el transcurso de los siguientes 4 años para apoyo inmigrante en general.

Los Liberales, que en materia de promesas no se quedaron nunca cortos, indicaron que destinarían 1.5 billones en una estrategia integral para jóvenes trabajadores.

También el Partido Verde, que siempre propusieron cosas medio en broma, medio en serio, se animaron a plantear una reforma fiel a su estilo, proponiendo la condonación de deudas por préstamos de estudios mayores a 10 mil dólares.

Además de ser una prueba concreta de las falencias del proceso inmigratorio, la falta de apoyo al Skilled Worker es también una situación injusta para el inmigrante llegado al país por sus propios medios. El gobierno electo tiene una tarea pendiente con los inmigrantes profesionales. Una política de sinceramiento es necesaria para que los profesionales de otros países encuentren en Canadá el lugar adecuado para el desarrollo de sus talentos.