LaGloria_Logo-Feb-2015

EL PRECIO DE LA PAZ

Mauricio Plata.

En Colombia la noticia del momento es la petición que Piedad Córdoba le hace al presidente Santos, de que la deje negociar la paz con las farc.  Es una decisión que le atañe completamente al presidente de la República; sin embargo, uno ejerciendo el derecho a la opinión no puede dejar de pronunciarse.

El haber llegado a este punto en que los terroristas de las farc y el eln están ¨pidiendo cacao¨, se debe únicamente a su debilitamiento militar y político debido a los contundentes golpes que nuestras fuerzas militares les han propinado, así como a la reducción del apoyo que recibían de ciertos sectores internacionales.  La premisa de la guerra de debilitar al enemigo para obligarlo a sentarse a hablar de paz, se ha cumplido una vez más; si los terroristas se sintieran tan fuertes como hasta antes del gobierno del Presidente Uribe (y su política de seguridad democrática) no estarían en este momento hablando de paz, estarían hablando de tomarse a Bogotá y de tener el país bajo su control absoluto.

Ya se sabe que cuando los terroristas se sienten ahogados piden ¨Caguanes¨ para diálogos de paz y liberan secuestrados, para que las fuerzas militares les dejen tomar un poquito de aire y eso es lo que precisamente está pasando en estos momentos; por qué creen que ofrecieron liberar a tantos secuestrados y en puntos tan diferentes?, pues muy fácil, para que no hubiera operaciones militares en una gigantesca área geográfica y ellos pudieran salirse del cerco militar. Igual estrategia viene con el venenoso anuncio de Piedad Córdoba de que las farc liberarán a los demás secuestrados, eso será un despeje muy bien disimulado que le dará a los terroristas la oportunidad de tomar un segundo aire.

Segundo aire que también quieren tomar en el escenario internacional, pues Piedad Córdoba está hablando del Foro de Argentina sobre derecho internacional humanitario, al cual piensa llevar el mensaje de las farc y el eln de su propósito de dejar de secuestrar; lo que busca es ponerlos ante la comunidad internacional como cumplidores del Derecho Internacional Humanitario; muy seguramente entregará en exclusiva a los medios internacionales nuevos comunicados y videos de los comandantes terroristas hablando de su anhelo de paz y de su lucha por el pueblo colombiano.

Otro punto clave de la agenda internacional de las farc, es la declaración de Piedad Córdoba sobre la oferta de Simón Trinidad en el sentido de que las farc trabajarían con el gobierno de Estados Unidos en el tema de la erradicación del narcotráfico; con lo cual quieren mostrar que tienen la supuesta capacidad de negociar ¨gobierno a gobierno¨ y que tiene control territorial político y militar.

Su agenda internacional no es más que otro esfuerzo por lograr su tan anhelado ¨estatus de beligerancia¨ que requiere el cumplimiento de estas 4 condiciones: 1. Contar con el reconocimiento por parte del Sistema Internacional. 2. Dominio real y efectivo de una parte considerable del territorio del Estado. 3. Constitución de un aparato político-militar. 4. La aplicación irrestricta del Derecho Internacional Humanitario.  Lo peor del caso es que los medios de siempre y muchos compatriotas aplauden todos los esfuerzos de paz que hacen Los Colombianos y Colombianas por las farc en cabeza de Piedad Córdoba.

Lo que los terroristas han perdido en el campo de batalla, intentan recuperarlo en el campo político, eso se puede ver claramente en las condiciones que Piedad Córdoba empieza a esbozar sobre lo que serían escenarios de diálogo, revisemos apartes de la de las declaraciones que hizo Piedad:

1.-¨es necesario que los negociadores de la guerrilla tengan la certeza de no ser asesinados y poseer un fuero político¨ Esto en realidad quiere decir, cesen operaciones militares para capturar o dar de baja a los cabecillas de los grupos terroristas y que a pesar de sus crímenes no se les persiga judicialmente cuando aparezcan en público y luego obviamente deben quedar impunes como los del m19.

2.-¨Habría constituyente para la paz, para debatir las reformas estructurales al Estado.¨  Es decir que los terroristas pretenden refundar al estado, ajustando nuestra constitución a sus antojos.

3.- ¨Debe haber una propuesta de justicia transicional para militares¨ Esta si es una perla, equivale a aceptar que las fuerzas militares cometieron violaciones sistemáticas o generalizadas a los derechos humanos; osea que hay que juzgar destituir y condenar a nuestros héroes que derrotaron a los terroristas y adicionalmente deslegitimizar y hacer perder a nuestras fuerzas militares su mandato constitucional.

4.-¨Debatir cosas como si los ex guerrilleros ingresarían o no al Ejército o a la Policía”. Y lo dice así como si fuera una bobadita eso de discutir ¨cosas¨ tan insignificantes como si los asesinos terroristas conversos ahora pueden ser los responsables de garantizar la seguridad de los ciudadanos a los que antes secuestraban, asesinaban y extorsionaban; o si esos mismos terroristas narcotraficantes ahora serán los encargados de luchar contra el narcotráfico; o si esos terroristas que antes querían acabar con el país ahora serán los responsables de velar por la soberanía Nacional, eso por mencionar algunas cositas intrascendentales para el país. Se imaginan por ejemplo a Romaña de ministro de defensa?.

Los puntos 3 y 4 son la venganza de los terroristas, pretenden acabar con las fuerzas militares que los derrotaron para atribuirse ellos esas funciones. Eso no es novedoso, eso ya pasó tal y como ahora se ve con el caso del palacio de justicia; quienes reinstauraron el orden están presos y quienes hacían parte del grupo terrorista que causó el holocausto, hoy siguen impunes y son legisladores y ¨respetados¨ miembros de la clase política.

La paz tiene un precio, pero que tanto estamos dispuestos a pagar por ella, es la pregunta que nos debemos hacer; aplaudo todos los esfuerzos por lograr la paz, la cual honestamente veo muy lejana porque mientras el narcotráfico sea lucrativo, los terroristas de las farc y el eln y las bacrim, seguirán delinquiendo.

Anhelo profundamente la paz en Colombia y el regreso inmediato a la libertad de TODOS los secuestrados, pero condeno que los terroristas usen políticamente la situación para negociar con la vida de personas como si de objetos se tratara.

Esta cínica propuesta de Piedad Córdoba no es por la paz, no es en el mejor interés del país ni de los colombianos.