LaGloria_Logo-Feb-2015

La estrategia fallida de Trudeau

Contracorriente

La estrategia fallida de Trudeau

Justin Trudeau

Justin Trudeau (Foto internet)

Por Fernando Torres

Fernando Torres

Fernando Torres

A pocos meses de las elecciones federales Thomas Mulcair y el NDP podrían favorecerse electoralmente debido al grotesco error político de Trudeau y los representantes del Partido Liberal, al respaldar la promulgación del cuestionado Proyecto de Ley C51, hace unos días.

Político peso ligero

Trudeau ha brindado explicaciones inverosímiles para justificar su adhesión a la propuesta del Gobierno Conservador. En su presentación en la Universidad de British Columbia semanas atrás, indicó que oponerse radicalmente al proyecto de Ley era el escenario ideal que Harper y sus estrategas esperaban, ya que la polarización del país ha mantenido al Primer Ministro por años en Ottawa. El manejo de esta «crisis» dentro del partido Liberal no pudo ser peor. Trudeau ha prometido que esta ley será modificada tan pronto los liberales asuman el control del Gobierno Federal,  siempre que el país los respalde en las elecciones del próximo octubre. Estas explicaciones son solo excusas mal diseñadas que revelan la verdadera intención del partido Liberal. Hasta ahora, el talón de Aquiles de su líder ha sido la percepción ciudadana de estar frente a un político peso ligero, de ideas fútiles y programas contradictorios, además de incapaz de adoptar medidas para enfrentar la guerra contra el terror en la que Canadá parece estar insoslayablemente envuelto. Este apoyo expreso de Trudeau a la iniciativa de su principal oponente y el respaldo de sus representantes en la Cámara de los Comunes, es una prueba definitiva de que las sospechas eran ciertas, pues se demuestra una falencia de reflejos políticos y una arrogancia que impide entender y procesar lo que el canadiense promedio espera de un líder de oposición. En contra de lo que Pierre Trudeau construyó sobre la base del sistema de respetos de derechos ciudadanos, Justin Trudeau le ha dado la mano – y algo mas – a quien debió combatir con ideas y propuestas que tuvieran como base la Constitución y la Carta de Derechos y Libertades. Si el real propósito era apoyar a las instituciones en la lucha contra el terror, entonces bien se pudo proponer un proyecto alterno, partiendo desde los postulados libertarios que Trudeau dice defender y no adherirse a una legislación tributaria del acta patriótica de Bush.

Este apoyo inaudito es en realidad un intento desesperado por conseguir el respaldo y la adhesión del sector conservador del país, que ansía la continuación de un mismo modelo pero sin Stephen Harper. Apoyando la medida, Trudeau les ha dicho a todos los conservadores descontentos que él también puede tomar medidas radicales de envergadura que el país requiere.

Efecto Alberta

Las consecuencias de esta decisión se sintieron en las pasadas elecciones en Alberta, pues luego de mas de 40 años de gobierno Conservador los electores decidieron expulsarlos del gobierno provincial y encargarle el trabajo a la entusiasta y sorprendida Rachel Notley, del NDP. La lección es clara, pues lo que este proceso refleja es el evidente descontento ciudadano ante los dos principales partidos del país. Con el apoyo al Proyecto de Ley de Harper, los Liberales le han hecho un gran favor a la candidatura de Mulcair. Lo sucedido en Alberta es una clara indicación que en octubre próximo el escenario podría repetirse, aunque algunos crean que los procesos federales tienen una dinámica diferente.

En campañas electorales, sobretodo en los meses finales, la atención se centra casi exclusivamente en los líderes de los partidos, por eso el traspié de Trudeau le ha brindado una posibilidad que Mulcair no habría logrado por si mismo en normales circunstancias. Depende ahora de lo que el NDP pueda hacer para mantener el apoyo de los descontentos liberales y de la capacidad de su líder para convocar a los canadienses a las urnas, ejercicio ciudadano venido a menos y que los conservadores de Harper han aprovechado durante los últimos años.