LaGloria_Logo-Feb-2015

Percepción de la violencia en Colombia en ciertos sectores de la comunidad latina en Canadá.

Mauricio Plata

Hace unos días un amigo me contó que había escuchado en una emisora latina unas declaraciones que lo dejaron estupefacto, el locutor decía algo así como que ¨el asesinato del revolucionario mono jojoy en un bombardeo ilegal del ejército colombiano….¨, en ese momento traté de imaginar lo que un radio oyente podría estar pensando frente a semejante comentario, ese ejercicio mental es el motivo de esta columna, porque siento que se deben presentar los hechos tal y como son y no como la prensa negra los describe.

Al respecto, debo hacer las siguientes precisiones:

  • El tal mono jojoy fue un terrorista que por décadas asoló a Colombia, con asesinatos, secuestros masivos, toma de poblaciones y narcotráfico. Así que para los colombianos de bien su muerte significó un alivio.
  • Las Fuerzas Militares colombianas están investidas con la autoridad constitucional para mantener y garantizar la seguridad y tranquilidad de los colombianos, siendo depositarias del uso legítimo de la fuerza; por consiguiente cualquier acción militar que tenga como objetivo neutralizar a un criminal es totalmente legal.
  • Las Fuerzas Militares de Colombia han sido repetidamente escogidas por los colombianos como la institución más querida y respetada; no podría ser de otra manera pues a diario nuestros soldados y policías ofrendan sus vidas por mantener a salvo las nuestras.
  • Las Fuerzas Militares colombianas están compuestas por alrededor de 350.000 hombres que siguen los lineamientos de nuestro estado democrático de derecho y juran cumplir la ley y respetar los derechos humanos; sin embargo algunos han deshonrado su juramento y uniforme y han cometido actos criminales, para ellos el desprecio total de nuestra sociedad y el castigo que merecen con todo el peso de la ley.

Ahora bien, es un hecho ampliamente conocido que en Vancouver viven personas que en algún momento militaron en las filas guerrilleras en sus países de origen, eso explica el por qué de su afinidad y simpatía con la lucha guerrillera.

A estas personas cabe recordarles que en Colombia no existe una guerrilla que luche por ninguna justicia social, son simplemente un grupo armado que comete actos de terrorismo que quitan la vida a miles de personas y que se enriquecen del tráfico de drogas, esas mismas drogas que conducen a la muerte a millones de personas en el mundo por consumo o acciones violentas entre traficantes.

Entonces, a los simpatizantes de la revolución yo les pregunto: ¿el terrorismo y el narcotráfico hacen parte de la lucha social?, ¿eso es reivindicar los derechos de los desposeídos?, ¿eso es cambiar un sistema o mejorar un país?; sé que mucho dirán que sí, que de alguna parte tiene que salir la plata para mantener la revolución y que matar inocentes hace parte de la combinación de todas las formas de lucha y todo el demás discurso estúpido izquierdista, con el que siempre salen a justificar los crímenes cometidos según ellos en defensa del pueblo.

Cómo está de torcido el mundo, por poner un ejemplo, la gente canta canciones revolucionarias e idolatra al che Guevara y visten orgullosamente  camisas con su foto, porque seguramente desconocen que era un despiadado asesino http://www.genocidiocomunista.com/2009/02/ernesto-che-guevara-anatomia-de-un-mito.html o porque profesan sus mismos ideales; no es para que nos aterremos, pero aquí en Vancouver los que cantan ¨hasta siempre comandante¨ en honor al mencionado criminal, son los mismos que lamentan y lloran la muerte de los terroristas que destruyen a Colombia.

Profundos cambios sociales en países como Colombia son urgentemente necesarios, pero no vendrán de la mano de la violencia ni del odio, ni serán producto de ninguna lucha revolucionaria.

A los respetados conciudadanos de origen latinoamericano, amigos de la revolución y justificadores de la lucha armada guerrillera,  los invito a dar un vistazo a los ¨logros¨ de sus propias revoluciones y a lo desarrollados, justos, ricos, pacíficos e igualitarios que son sus países gracias a las guerrillas comunistas; espero que después de hacerlo, reflexionen y por lo menos dejen de decir sandeces sobre el conflicto colombiano, del cual son totalmente ignorantes y no han sido víctimas.

maoplata@gmail.com