LaGloria_Logo-Feb-2015

El virus del Zika se ha extendido por toda América

El mosquito anofeles es uno de los princioales trasmisores del virus (Foto internet)

El mosquito anofeles es uno de los princioales trasmisores del virus (Foto internet)

Un brote de erupciones en la piel que afectaba a seis estados en la región noreste del país, hizo que las autoridades brasileñas iniciaran en febrero de 2015, una investigación que confirmó que un virus que hasta el momento era desconocido en América Latina, había migrado a este continente.

Se trata del virus del Zika, también conocido como Zikav o Zikv; y desde entonces ya son 20 los países que, según la Organización Panamericana de la Salud, han reportado brotes de Zika en sus territorios, entre los que se cuentan por orden alfabético: Barbados, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guadalupe, Guyana, Guayana Francesa, Haití, Honduras, Martinica, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, San Martin, Surinam y Venezuela.

A excepción de Canadá y Chile, donde no se han presentado casos de Zika hasta el momento, otros países como Costa Rica y Perú, han confirmado dos casos, uno por cada país, pero en estos casos se ha presentado el fenómeno de que el virus ha sido importado por personas provenientes en ambos de casos de Colombia.

En Estados Unidos ya se han reportado varios casos de infección y algunos han sido el resultado del viaje de algunos de estos pacientes por otras regiones de América, pero en especial se ha relatado el caso de una mujer que dio a luz y su hijo nació con daño cerebral al parecer por haber sido contagiada con este virus, pero ello no ha sido científicamente comprobado por la Organización Mundial de la Salud.

El Zika, aunque no es una enfermedad mortal, tiene mucha similitud con el dengue, es transmitida tras la picadura de un mosquito del género Aedes, como el Aedes Aegypti que causa el dengue y se puede controlar fácilmente, pero las personas deben tener mucho cuidado porque el virus ataca fuerte a mujeres embarazadas, a niños y adultos de avanzada edad.

Este virus fue identificado por primera vez en 1947 en Uganda, específicamente en los bosques de Zika (de allí su nombre), en un mono Rhesus cuando algunos investigadores realizaban un estudio acerca de la trasmisión de la fiebre amarilla de la selva.

En adelante, algunos análisis serológicos confirmaron la infección en seres humanos en Uganda y Tanzania en 1952, pero fue en 1968 que se logró aislar el virus con muestras provenientes de personas en Nigeria. Análisis genéticos han demostrado que existen dos grandes linajes en el virus: el africano y el asiático.

Los síntomas de esta enfermedad duran entre cuatro a siete días, y fácilmente pueden confundirse con los del dengue, sin embargo, si la persona además de fiebre moderada, dolor de cabeza, debilidad, dolor muscular, dolor en las articulaciones, inflamación en manos y pies, conjuntivitis, edema en los miembros inferiores y erupción en la piel, debe acudira su médico porque esta contagiado del Zika.

Contra el virus, no hay una vacuna ni un tratamiento específico, pero se recomienda un manejo sintomático que consiste en descansar y en tomar acetaminofén o paracetamol para el control de la fiebre. No es recomendable ingerir aspirinas por el riesgo de sangrado que pueda acarrear, e igualmente se aconseja ingerir liquido en abundancia para reponer el que se pierde debido a las altas temperaturas.

Contra el prurito o rasquiña que produce la erupción en la piel se recomienda utilizar antihistamínicos y es necesario alejarse de las personas no contagiadas por lo menos durante la primera semana de la enfermedad para evitar el contagio.

De acuerdo a la OMS, la expansión rápida del virus en América, se debe a la falta de inmunidad entre la población y a la prevalencia del mosquito que transporta el virus.

Sin Fronteras News con información de la BBC y medios especializados en salud.