LaGloria_Logo-Feb-2015

Alimentos “para bajar de peso” amenazan la salud del corazón

Cada pieza cuenta para tener un corazón sano.

Cada pieza cuenta para tener un corazón sano.

Con frecuencia se consumen cereales y galletas integrales, yogurts con fibra, bebidas energéticas o leche saborizada suponiendo que con ello se “cuida la línea”, sin saber que su contenido de azúcar es elevado y, por tanto, contrario a su objetivo.

Si revisas las etiquetas de estos productos probablemente descubrirás que los fabricantes añaden azúcares naturales (fructosa o lactosa) o procesadas (jarabe o endulzante de maíz ricos en fructosa, sacarosa, dextrosa o concentrados de jugo de frutas) para mejorar su sabor, añadir volumen, favorecer el proceso de fermentación (en panes, por ejemplo), o mantener la frescura de las presentaciones horneadas.

Como resultado, adquieres productos con presentación y sabor agradables que motivan a consumirlos prácticamente a diario, pero por su escaso valor nutritivo favorecen la formación de caries, sobrepeso, obesidad, dificultad para controlar la diabetes tipo 2, niveles más altos de triglicéridos y más bajos de lipoproteína de alta densidad (HDL o ” colesterol bueno”), trastornos que a su vez elevan el riesgo de desarrollar alguna enfermedad del corazón que derive en infarto o ataque cardiaco.